DelejuNSApostolesPapa Francisco

5º#Crónica de una #peregrinación – De #Madrid a #Cracovia (Wroclaw-Breslavia – Días en las Diócesis)

5ª- Parada Wroclaw-Breslavia

(Días en las Diócesis de Polonia)

Wroclaw

Nuestros chicos se encuentran en Breslavia, situada en un antiguo centro de comercio y cruce del río Oder, junto al cual el rey Vratislav de Bohemia erigió un castillo en el siglo X y dio el primer nombre al asentamiento: “Vratislavia” o “Wratislaw”. En la última década de aquel siglo, el príncipe de Polonia Miecislao I conquistó la región. En 1138 Breslavia se convirtió en la capital del ducado independiente de Silesia bajo la dinastía de los Piast. Durante la invasión de los mongoles en 1241, el asentamiento fue saqueado e incendiado y la mayor parte de su población huyó o se refugió en el castillo, que los mongoles no pudieron tomar por falta de tiempo. A partir de entonces el pueblo fue citado en varios documentos bajo los nombres de Bresslau, Presslau, Breslau y Wratislaw.

Breslavia

25 Julio 

2016-07-25-PHOTO-00000189Soy Inma, soy hermana de Juanan y de Miguel, vengo de Zaragoza, soy la sexta de nueve hermanos. El jueves, tras un viaje interminable en autobús en el que vimos dos películas de El Hobbit, llegamos a Breslavia donde nos acogieron las familias.
A Oristila y a mí nos tocó juntas. Nuestra familia estaba compuesta por una mujer,  Izabella, y su madre, Halina, las cuales han estado muy atentas durante toda nuestra estancia y nos han preparado comida típica polaca como pierogi ruskie. Nos enseñaron a decir chest (hola) y “yenki” (gracias), cada vez que lo decíamos se reían de cómo lo decíamos.

2016-07-25-PHOTO-00000187Nos habían hecho un cartel de bienvenida y lo habían colocado en la puerta. La casa era pequeña. A la izquierda estaban las dos habitaciones, en la que estábamos Oristila y yo y en la que estaban Izabella y Halina. En nuestro cuarto no cabían las dos maletas abierta así que dejamos la de Oristila abierta en el suelo y la mía la abrirá cuando necesitaba algo. A la derecha de la casa estaba el baño y el salón en el que dentro estaba la minúscula cocina en la que cabían únicamente dos personas. Aun así, hemos estado muy a gusto porque nos han hecho sentir como en nuestra propia casa.

El viernes tuvimos la Eucaristía por la mañana en la parroquia y una catequesis con testimonios por parte de alguno de nosotros, me sorprendieron y gustaron mucho. Después nos dieron un segundo desayuno. Después, fuimos a un convento acompañadas por unas voluntarias polacas que han estado con nosotros en nuestra estancia en Breslavia, al igual que las familias, han estado muy atentas y nos han ayudado en todo. En el convento ayudamos en diversas tareas como limpiar carritos de bebé, planchar ropa, arreglar juguetes, etc. Luego estuvimos con los enfermos  que las monjas cuidan animando el ambiente, cantando canciones… Allí había un sacerdote enfermo que había sido ordenado por San Juan Pablo II con el que hablamos y nos dió las gracias.

2016-07-25-PHOTO-00000185

2016-07-25-PHOTO-00000186

 

 

 

 

 

Los enfermos también nos regalaron unas flores de papel que habían hecho para nosotros. Comimos tarde y tuvimos un festival bailando con toda la gente que estaba pasando los días de la diócesis en Breslavia. Volvimos a las familias para cenar con ellas. Después regresamos a la parroquia para la adoración a la Cruz, se me pasó rapidísimo porque había muchas canciones, lecturas que me ayudaron mucho a entrar en ambiente de oración, me gusto mucho también que la adoración fuera en los dos idiomas, fue precioso. Para terminar el día, salimos un poco por la ciudad.

2016-07-25-PHOTO-00000190

El día siguiente fue un locura. Antes de llegar a la Catedral ya nos estaban ofreciendo comida otra vez ¡y solo eran las 8 de la mañana! Estuvimos cantando y hablando con gente que iba también a la Catedral y a las 10:30 entramos a visitarla, estaba expuesto el Santísimo y pasamos por la puerta Santa para tener la oportunidad de recibir la Indulgencia. La Eucaristía, en la que participamos todos los peregrinos de habla hispana, fue en la Iglesia de San Miguel Arcángel, Iglesia a la que acudía la mártir Edith Stein tras su conversión al cristianismo.

2016-07-25-PHOTO-00000188 2016-07-25-PHOTO-00000183

Después de la Misa nos dirigimos al tranvía donde no terminamos aplastados porque Dios no lo quiso, ya que era imposible moverse, éramos muchos y además teníamos las mochilas que ocupaban espacio. Estuvimos en el tranvía durante 18 paradas hasta que llegamos a nuestro destino, el estadio, donde comimos y tuvimos otro festival. Al finalizar, volvimos para cenar con las familias comida típica polaca, unos rollos de col rellenos de carne picada deliciosos.

2016-07-25-PHOTO-00000191El domingo era día de familias. A las 12:30 fue la Eucaristía. Luego regresamos para comer. Oristila y yo les preparamos un par de tortillas de patatas a Izabella y Halina que les encantaron, ¡hasta repitieron! Ellas nos han preparado tanta comida durante estos días que estábamos a reventar, como no sabíamos decir en francés que estábamos llenas, Oristila decía “buuuuum” para indicar que no podía más.

Crónica escrita por Inma desde Breslavia.

Deja un comentario..... anímate !!!!